domingo, 28 de mayo de 2017

REFLEXIONES SOBRE LOS ENEMIGOS

Es inevitable tener enemigos al hacer los sábados el programa Reflexiones en la radio con el Comandante. Sin desearlo y a veces sin saber quienes son, vas haciéndolos, porque la vida significa tomar opciones. Pero el enemigo es útil. 
Es como cuando vivía en la playa de Quequén en invierno del 2004 que era muy jodido. Sabía que lo era, que estaban ahí al acecho los chorros a que cometiera un error para robarte, te daba, como decía mi viejo, una saludable incertidumbre. No me dormía nunca. Cuando estaba solo, ponía un despertador cada 60 minutos. Dormía atento a que ladrones me patearan una puerta, te sacaran la reja o una chapa del techo y estaba preparado para sacudirles con el 38. En fin saber que estaba en peligro, me mantenía vivo. Eran ellos o yo, janás pensé en las consecuencias. Es evidentes que sabían lo que les esperaba y no se animaron, claro si es más fácil robarle a ancianos indefensos o a las mujeres sacarles de un tirón una cadenita del cuello o una cartera del hombro.
En fin la vida es igual: saber que hay enemigos te ayuda a cuidarte más. A recordar que el mundo es un lugar peligroso y que debes estar alerta, adiestrado, listo para combatir. 
Parece extenuante pero no para un luchador. 
El mundo se divide entre sacerdotes y luchadores: los que manipulan sin correr riesgos y los que los asumen. A mí siempre me gusta pelearla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario